Proyectos

Indice

Resumen del proyecto
Logo
Pagina Web
Bases
Resumen del proyecto

Presentación del proyecto

Concurso Anillos de Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades 2018

Propuesta para los años 2019 - 2021 Project’s Draft

GeoHumanidades y (Bio)Geografías Creativas aproximándose a la sostenibilidad y la co-conservación mediante "inmersión rizomática”

GeoHumanities and Creative (Bio)Geographies approaching sustainability and co-conservation by “rhizomatic immersion”

Vivir el Antropoceno abarca una serie de desafíos para la humanidad y para las Humanidades. Habiendo cruzado ya los "Límites Planetarios", el desafío parece ser inalcanzable; mientras que para otros la utopía es todavía un desafío que vale la pena perseguir. Desde la perspectiva del "sur global", esta crisis puede interpretarse como una consecuencia de los límites del razonamiento colonial moderno, que presenta a la cultura y la naturaleza en clara oposición. En este escenario global, la mayor parte de la Humanidad vive el status-quo sin prestar mayor atención a lo que le sucede al mundo (el único lugar habitable en el universo conocido) en la medida que se desmorona. Otros dejan el desafío a los expertos de las ciencias del sistema terrestre, quienes supuestamente encontrarán soluciones técnicas para salvar al planeta de su colapso. Muchas (si no todas) las estrategias para la conservación de la biosfera y sus componentes (es decir, la biodiversidad), a pesar de sus buenas intenciones, parecen seguir esta última lógica, incluso cuando consideramos esfuerzos mundiales tan grandes como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Esta dependencia de las soluciones de los expertos para promover e impulsar la conservación claramente no ha ayudado a los esfuerzos de sostenibilidad global y conservación y ha resultado principalmente en expertos en conservación que sistematizan ‘ad infinitum’ cómo se está perdiendo la biodiversidad global. Ya ha sido demostrado: nos acercamos a la 6ª extinción masiva mundial, poniendo también en peligro la vida humana, evidenciándose claramente la crisis de la relación entre el ser humano y la naturaleza. Dentro de este esquema "esquizofrénico", hay enfoques que priorizan qué zonas "deberían" conservarse: los denominados puntos calientes de biodiversidad, como si en los opuestos, los puntos “fríos” o “tibios” (donde las formas de vida también están al borde de sus capacidades), la vida no tuviese valor de para su protección y cuidado. ¿Será esta una enfermedad a escala global?

Sea como fuere, se deben presentar nuevas formas de acercarse y abordar esta crisis. En este sentido, los conceptos tradicionalmente utilizados para abordar los problemas de conservación explican las debilidades del enfoque: 1) una perspectiva estática que no tiene en cuenta los ritmos y los tiempos, y la (s) forma (s) en que la naturalezaevoluciona constantemente; 2) una perspectiva escalar fija del desarrollo de procesos naturales; 3) una perspectiva "areal", que define y delimita zonas como entidades cerradas, sin relación con la matriz; y 4) una perspectiva singular de la naturaleza y el ser humano, que no reconoce la multiplicidad de formas de vida y las relaciones entre ellas.

Una forma innovadora de abordar esta crisis requiere entonces incorporar una perspectiva más amplia de la relación entre el ser humano y la naturaleza que involucra a actores no-humanos, a través de un enfoque constructivista y relacional de esta relación. Para los propósitos de este estudio, es primordial comprender a los actores no-humanos como productores de prácticas y conocimiento que desarrollan estrategias de adaptación para enfrentar la crisis. Esta concepción del papel de los actores no-humanos requiere una investigación que apunta a descentralizar las perspectivas antropocéntricas existentes de la naturaleza para cuestionar la concepción de la naturaleza como un "objeto" de estudio e incorporar una perspectiva situada que propone otros puntos de vista de la relación humano-naturaleza desde un punto de vista transdisciplinario.

Para reconceptualizar la naturaleza de esta manera, necesitamos un gran cambio cultural que reduzca la división cultura/naturaleza y que nos posicione como agentes de cambio (en lugar de espectadores pasivos), conscientes de nuestra propia relevancia y capacidad para un posible futuro habitable. Esto, además, ayudará a construir nuestra responsabilidad para la relación naturaleza-persona y para la conservación de nuestro medio ambiente, lo que, a su vez, también empoderará a las personas participando en los procesos de toma de decisiones (gobernanza) y tomando medidas (agencia).

Muy importante, en este estudio, la cultura es vista como multidimensional y multicapa, por lo tanto, para producir un cambio cultural, la relación entre la naturaleza humana (cultura) necesita ser explorada desde múltiples ángulos. Esto, como se propone en este estudio, se puede lograr mediante el fortalecimiento y la articulación del papel de las ciencias sociales en la exploración de los aspectos múltiples y complejos de la relación ser humano/naturaleza. Por lo tanto, este estudio propone ver tanto a la naturaleza como a los humanos como actores interrelacionados. Un enfoque interdisciplinario en este asunto nos permitirá abordar el tema de la relación (y crisis) desde múltiples perspectivas, como estudios geográficos, ciencia de la conservación, análisis del discurso y formulación de políticas, para avanzar "desde una nueva forma de conocimiento a una nueva forma de hacer".
Las principales contribuciones de este estudio se encuentran dentro de los límites de las nuevas metodologías propuestas para investigar la relación ser humano-naturaleza en Chile y para proponer acciones de conservación aplicables a espacios concretos.

Nuestra metodología, que a los fines de esta propuesta hemos denominado "inmersión rizomática", se centrará en cuatro aspectos principales (y objetivos):

explorar (mediante análisis del discurso), los discursos actuales dominantes sobre la relación naturaleza-persona para proponer nuevos discursos que apoyen el cambio cultural [26];
explorar lenguajes no humanos a través del análisis de la expresividad territorial, paisajes sensibles, flujos y trayectorias a través de paisajes sonoros y actos performativos (construyendo alfabetización ecológica para crear una nueva atmósfera cognitiva);
aplicar la gobernanza afectiva en el diseño de estrategias de co-conservación basadas en metodologías innovadoras para apoyar el desarrollo de la alfabetización ecológica;
cuestionar los esquemas de gobernanza tradicionales y reflexionar sobre la escalabilidad y replicabilidad de esta metodología en el marco de la biopolítica, la cosmopolítica y las GeoHumanidades.

Al lograr estos objetivos, esperamos reducir la brecha entre los humanos y la naturaleza no solo teóricamente sino como una respuesta a soluciones idiosincrásicas y tecnocráticas para la biosfera en espacios que nos abarcan a todos, nuestras intenciones científicas, pretensiones afectivas y nuestra condición de humanos/naturales.

En la práctica desarrollaremos experiencia e intervenciones en distinto ámbitos en que se puede analizar la relación ser humano/naturaleza, a través de ejercicios basados en los “Bioblitz” y denominados para estos efecto “BioGeoArt Blitz”

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License